MODELOS

    1 ELIMINACIÓN RÁPIDA

        Como se ha indicado antes cuando la constante de absorción es semejante o poco mayor que la de eliminación el valor de la concentración en cada instante de tiempo varia de manera suficientemente rápida como para tener que recurrir a métodos que mantengan la concentración relativamente constante.

        La metodología empleada consiste en administrar inicialmente una dosis en bolo y al mismo tiempo iniciar una infusión continua ajustando la dosis hasta comprobar que la concentración del indicador en el compartimiento (normalmente en plasma) se mantiene constante. En ese momento se suspende la infusión y se recoge el producto eliminado (normalmente en la orina) hasta que su concentración sea prácticamente nula. A partir del producto eliminado se obtiene la masa existente en el compartimiento al suspender la infusión y con el valor de la concentración en ese instante es posible obtener el volumen de distribución.

        El modelo típico es la medida del LEC utilizando inulina.

 

    2 ELIMINACIÓN LENTA

        En este caso el procedimiento es más simple. Se administra una dosis única y se mide la concentración en el compartimiento tras un periodo de tiempo razonable. Habitualmente se tomas dos muestras con un intervalo de 10 minutos (depende naturalmente de la cinética de cada indicador). Como se puede comprobar en la grafica, en estos casos la concentración decae exponencialmente pero tan lentamente que en periodos de tiempo como los indicados se puede asumir sin grave error que sigue una línea recta lo que simplifica la extrapolación a tiempo cero. Así si en los minutos 10 a 20 la concentración varia en un valor H la concentración a tiempo cero será C10+H  y conocida la dosis inicial se obtiene el volumen de distribución.

        El modelo típico es la medida de ACT utilizando agua pesada.

actualizado por miguel de córdoba 05/05/2010