CONSUMO DE OXÍGENO

    En reposo el consumo de oxígeno es, en promedio, del orden de 200-250 ml/min. (STPD) con un cociente respiratorio R=0,82 y un equivalente calórico para el oxígeno de 4,83 kcal/l, lo que lleva a un metabolismo basal de 58-72 kcal /hora.

Deuda de oxígeno.

    Cuando se inicia un ejercicio, incluso ligero, y se mantiene de forma estable durante algún tiempo, el consumo de oxígeno aumenta de manera inmediata pero hasta que no transcurren unos minutos no se estaciona en el nivel que corresponde al del ejercicio que se está realizando. Durante este intervalo se incurre en lo que se denomina deuda de oxígeno o déficit de oxígeno ya que el consumo de oxígeno es insuficiente para los requerimientos metabólicos en ese periodo de tiempo. El valor de la deuda de oxígeno será la diferencia entre el consumo de oxígeno necesario para mantener la situación de ejercicio de manera estable y el consumo de oxígeno producido. Al finalizar el ejercicio se repara la deuda de oxígeno manteniendo el consumo de oxígeno por encima del necesario en reposo durante un cierto tiempo.

    Durante la fase inicial en la que el oxígeno inspirado no es suficiente para suplir el gasto energético se hace uso de otras fuentes de energía que son:

a) Compuestos de alta energía almacenados en el músculo en actividad como ATP y fosfato de creatina.

b) Oxígeno almacenado en la sangre y en la mioglobina muscular.

c) Glucógeno muscular y glucosa sanguínea que resintetizan compuestos de alta energía vía glicólisis anaerobia y por lo  tanto sin requerir oxígeno. Esto dará lugar a la acumulación de ácido láctico que formará lactato e hidrogeniones que difundirán a la sangre aumentando los niveles de lactato y disminuyendo el pH (que es un potente estimulante de la ventilación)

    Al finalizar el ejercicio se repara la deuda de oxígeno ya que  los almacenes de compuestos de alta energía se reponen, el glucógeno se resintetiza  y el lactato entra en el ciclo del ácido cítrico oxidándose a CO2 y H2O. Todo esto explica el mantenimiento elevado del consumo de oxígeno durante la fase de reparación de la deuda de oxígeno.

    La deuda de oxígeno no se debe a que el sistema respiratorio sea incapaz de proporcionar oxígeno suficiente a los tejidos ya que ocurre incluso con ejercicio ligero. De hecho, incurrir en deuda es el mecanismo para incrementar el consumo de oxígeno y éste permanece elevado hasta que se repara la deuda.

  

 Umbral anaeróbico.

    El consumo de oxígeno aumenta con la intensidad del ejercicio y mientras éste no sobrepase cierta intensidad se llega a una situación estable en la que el sistema respiratorio y cardiovascular aportan el oxígeno necesario a los tejidos (gracias a que aumentan su funcionamiento). Cuando la intensidad del ejercicio es muy alta llega un momento en que el sistema de transporte de oxígeno es incapaz de proporcionar todo el oxígeno que requiere el metabolismo aerobio y entonces se produce un incremento del metabolismo anaerobio que se detecta por el incremento en la producción de ácido láctico, que se refleja en un incremento de los niveles de lactato en sangre. Cuando esto ocurre se dice que se ha alcanzado el umbral anaerobio en el ejercicio. El momento en que esto ocurre depende no sólo de la intensidad del ejercicio sino de factores como la altitud, temperatura ambiente y nivel de entrenamiento del sujeto que hace el ejercicio.

    Conforme el ejercicio aumenta de intensidad (>200 W) los niveles de lactato en sangre van aumentando hasta que se llega a un nivel (>1g/l)  que provoca suficiente malestar como para tener que interrumpir el ejercicio. Tanto la intensidad del ejercicio como la tolerancia al incremento de lactato en sangre dependen del nivel de entrenamiento.

    La oxidación del lactato que tiene lugar después de cesar el ejercicio forma parte del pago de la deuda de oxígeno.

 

Consumo de oxígeno.

    La relación entre el consumo de oxígeno y el ejercicio es prácticamente lineal con una intercepción para el nivel de reposo (ejercicio=0) de 200-250 ml/min y una pendiente de 12 ml/min por vatio de potencia. Los límites para sujetos jóvenes y no entrenados están alrededor de los 3 l/min que es lo que se denomina consumo de oxígeno máximo ( VO2max). El sedentarismo puede reducir la cifra a la mitad, mientras que el entrenamiento permite llegar a valores del doble.

    La respuesta del sistema respiratorio al ejercicio en un aumento de la ventilación (Volumen Minuto Respiratorio) que resulta proporcional al consumo de oxígeno con una pendiente de 20-30 l/min de ventilación por cada l/min de consumo de oxígeno, hasta que se llega a un punto en que el incremento de ventilación es mayor que el que corresponde a una recta. Este punto se denomina punto de Owles y depende del entrenamiento.. 

    El mecanismo por el cual se produce la respuesta respiratoria al ejercicio depende, sin embargo, esencialmente de la producción de dióxido de carbono (VCO2). El incremento adicional de la ventilación que se produce con ejercicios muy intensos puede depender sobre todo de la acidosis láctica provocada por el metabolismo anaerobio.

CASOS PRÁCTICOS RELACIONADOS CON EL CONSUMO DE OXÍGENO

 

última revisión domingo, 08 agosto 2010 por miguel de córdoba