Función Renal.

    Las reacciones metabólicas esenciales consisten  en la oxidación de glícidos o de grasas. En ambos casos los productos de desecho que se obtienen son agua y dióxido de carbono.

    En lo que se refiere al agua el riñón normalmente lo que hace es ahorrar agua produciendo una orina con mayor concentración de solutos que el plasma.

    Por lo que se refiere al dióxido de carbono su eliminación se lleva a cabo en el pulmón intercambiándose con el oxigeno que se utilizará para la función respiratoria celular. El riñón  interviene a través de su función controladora del pH mediante los mecanismos de reabsorción de bicarbonato que es la forma en que se transporta la mayor parte del CO2 en la sangre.

    Es en el metabolismo proteico en el que se producen moléculas nitrogenadas que el riñón elimina en forma de urea y a las que se puede aplicar el concepto del riñon como organo depurador.

    Es más correcto pensar en el riñón como parte de los mecanismos de control de la homeostasis en particular como un órgano esencial en el control del pH, la concentración de electrolitos, la osmolaridad y el volumen de agua, además de sus funciones endocrinas.

    Para volver utilice el botón atrás de su navegador.