PREFACIO

Este texto procede de un manual eminentemente práctico. La escasa información teórica que contiene pretende, simplemente, explicar la forma en que se ha resuelto cada caso. No se ha intentado constituir un cuerpo de doctrina sobre los contenidos habituales en Fisiología Humana. Para ello el lector interesado deberá recurrir a algunos de los textos que se citan en la bibliografía o a realizar una búsqueda específica en la red.

                   El objetivo esencial del autor ha sido proporcionar una herramienta que permita el entrenamiento en la resolución de casos prácticos y problemas de Fisiología sin olvidar, que como cualquier otra actividad práctica, la única forma conocida de adquirir cierta maestría es mediante el entrenamiento. Algunos de los casos que se presentan sugieren la forma de perfeccionar las aptitudes adquiridas, resolviendo casos similares a los planteados, modificando algunos de los datos originales.

                   Cada caso debe entenderse en el contexto en el que se plantea, de manera que los datos que se ofrecen no deben extrapolarse más allá de su utilización en la resolución del problema en cuestión, salvo cuando el enunciado dice explícitamente lo contrario. En general cada caso contiene toda la información necesaria para encontrar una solución, en el bien entendido de que ésta puede no ser única y que se ofrece una de las posibles. Cuando se plantee alguna laguna deberá resolverse bajo la hipótesis de que el dato que falta debe estar dentro del rango de la normalidad. Esta regla no opera cuando el dato se ofrece de forma explícita en el planteamiento del caso o cuando puede deducirse del enunciado. Se ha intentado, además, que cada caso sea consistente en sí mismo, de manera que la manipulación algebraica de sus contenidos produzca resultados coherentes. El autor agradecerá cualquier crítica o simple comunicación proponiendo soluciones distintas de las ofrecidas o descubriendo cualquier inconsistencia de las muchas, que a no dudar, existirán.

                   En ningún caso debe entenderse que los resultados, dosis, métodos o criterios expuestos pueden ser utilizados directamente en el tratamiento de seres humanos sin la supervisión de un profesional de la salud debidamente titulado y el previo consentimiento informado del sujeto. La aplicación de cualquiera de los procedimientos expuestos en animales deberá hacerse previo un análisis de su pertinencia en el que se valoren los beneficios esperados frente a las probables molestias que se vayan a causar y siguiendo los convenios internacionales existentes en cada caso.

última revisión martes, 18 mayo 2010 por miguel de córdoba