ESCAFANDRA AUTÓNOMA

SCUBA (Self-Contained Underwater Breathing Apparatus)

 

    El antecedente de la moderna escafandra autónoma está en el regulador de Rouquayrol y Denayrouze construido en 1865 que permitía disponer de aire a la presión correspondiente a la profundidad de buceo de manera automática.

    En 1943 Jacques Yves Cousteau y Émile Gagnan inventaron la escafandra autónoma asociando el regulador de Rouquayrol y Denayrouze a la botella de aire comprimido que había inventado Le Prieur. La ventaja del dispositivo es la de permitir un desplazamiento sin necesidad de estar ligado al suministro de aire de la superficie y resolver el problema de mantener los pulmones a una presión similar a la del entorno. Una ventaja adicional del diseño es la introducción del volumen de reserva con un sistema que indica al usuario que ha llegado a ese punto y debe iniciar la ascensión.  La autonomía del buceador dependerá de la capacidad de los recipientes que utilice, de la presión de llenado, del consumo de oxigeno y de la profundidad de buceo.

    El gas utilizado es, en el buceo deportivo, aire comprimido. En operaciones militares se utiliza una variante consistente en un sistema de espiración que absorbe el CO2 y como gas se emplea  oxígeno puro que se reinspira (por lo tanto, no se emiten burbujas, que es lo que se pretende para pasar desapercibido de la vigilancia del enemigo), pero que, como se verá más adelante, resulta muy peligroso incluso a profundidades pequeñas. En situaciones especiales se emplean mezclas de gases nobles y oxígeno. En cada caso consideraremos los efectos fisiológicos resultantes de incrementar la presión del gas respirado y de la composición de la mezcla..

última revisión miércoles, 05 mayo 2010 por miguel de córdoba