ENFERMEDAD POR DESCOMPRESIÓN

    Está causada por la presencia de burbujas de gas en la sangre y los tejidos como resultado de la disminución de la presión ambiental. Aunque hasta el momento se ha tratado como causa la hiperpresión respecto de la presión atmosférica causada por la inmersión o el trabajo bajo el agua, también es posible que se produzca cuando se pasa de una presión atmosférica a una subatmosférica como en los vuelos a gran altitud y sobre todo en las cápsulas espaciales.

    Su característica principal es que a una etiopatogenia común se asocia una sintomatología muy variada ya que, naturalmente, depende del tejido afectado. Entre otras podemos encontrar:

 

Manifestaciones cutáneas.

    Es típica la aparición de lo que se denomina cutis marmorata consistente en lesiones maculares de color púrpura e induradas. En otras ocasiones aparece prurito, urticaria e incluso enfisema subcutáneo.

Manifestaciones osteo articulares y musculares

    Son unas de las manifestaciones más típicas y frecuentes afectándose las extremidades con dolor sordo que aumenta con el movimiento. No suele haber signos de inflamación articular. Son muy frecuentes en las grandes articulaciones como la rodilla y el hombro pero solo ocasionalmente se afecta la cadera. El diagnóstico diferencial es complicado ya que se suele presentar en sujetos que frecuentemente practican otros deportes y se tiende a atribuir a algún traumatismo cuando en el interrogatorio no se detecta la práctica de inmersión.

Manifestaciones neurológicas

    Casi siempre vienen precedidas de alteraciones cutáneas. Los signos de afectación medular son naturalmente muy variados dependiendo de las estructuras afectadas. Se pueden presentar síntomas sensoriales como  hipoestesias o motoras como  paraplejías.

    La afectación de los troncos periféricos cursa con disestesias, hormigueos y adormecimiento, etc.

    Cuando se afecta el sistema nervioso central a nivel cerebral pueden aparecer desde trastornos de la personalidad a monoparesias o hemiparesias.

Manifestaciones cardiovasculares.

    Puede haber, aunque es raro, arritmias. Es frecuente la aparición de síntomas  relacionados con la aparición de burbujas en el lecho venoso pulmonar con tos improductiva, disnea y dolor torácico.

Manifestaciones sistémicas.

    Puede aparecer cansancio extremo, astenia, debilidad y anorexia.

Otras manifestaciones.

    Pueden aparecer alteraciones visuales con escotomas e incluso neuritis óptica. también pueden aparecer síntomas vestibulares , vértigos, vómitos, acúfenos y nauseas.

    Dado lo inespecífico y variado de los síntomas y signos de la enfermedad por descompresión puede pasar desapercibida y llegar el sujeto que la padece a sufrir tratamientos incluso agresivos intentando resolver una hipotética lesión radicular producto de una descompresión mal realizada.

    Existe abundante información en tratados de patología sobre la enfermedad por descompresión. A continuación se indican algunas direcciones útiles con distintos niveles de profundidad.

http://www.msd.es/publicaciones/mmerck_hogar/seccion_24/seccion_24_284.html
http://www.semm.org/curso/enfdesc.html
http://www.mtas.es/insht/EncOIT/pdf/tomo2/36.pdf : enciclopedia OIT
 

   En el caso de que el vínculo esté roto y no aparezca la página en cuestión conecte con la página de bienvenida y busque el término apropiado. Si no consigue acceder utilice su buscador en la red.

 

última revisión jueves, 05 agosto 2010 por miguel de córdoba