EFECTOS FÍSICOS DE LA PRESIÓN

    Dependen, casi siempre, de la ley de Boyle:

 PV=cte.

    Tienen lugar en los espacios corporales donde hay cavidades con contenido aéreo por lo tanto los senos paranasales craneales, la cavidad timpánica, el tubo digestivo y el pulmón. Cuando se utiliza máscara de buceo se añade la cavidad formada por la máscara y la cara. En general se denominan barotrauma  o traumatismo causado por la presión, más propiamente por la diferencia de presión.

    Barotrauma del oído externo.

.    Es raro, puede producirse porque el conducto auditivo externo quede ocluido por un tapón para los oídos o por la capucha del traje de bucear. El resultado al descender es un espacio con baja presión relativa entre el obstáculo y el tímpano lo que puede provocar lesiones a nivel del epitelio del conducto auditivo e incluso la rotura del tímpano. Cursa con dolor, hemorragia del conducto auditivo externo y rotura timpánica visible por otoscopia.

    La profilaxis consiste, evidentemente, en no utilizar nunca tapones para los oídos y evitar que la capucha del traje de buceo quede demasiado apretada.

    Barotrauma del oído medio.

        La cavidad timpánica del oído medio comunica con la nasofaringe mediante la trompa de Eustaquio. Normalmente la presión se equilibra a través de esta con movimientos de deglución y bostezo. En el ascenso rápido (avión) o en el buceo se debe realizar lo que se denomina compensación de presión que no es más que una espiración mientras se tapan los orificios nasales de manera que se abra la comunicación entre oído medio y nasofaringe y se introduzca en la cavidad aire a la misma presión del medio ambiente. La inflamación de las vías respiratorias altas puede impedir la apertura de la trompa de Eustaquio lo que dificulta la compensación de presiones. Una situación semejante es la que se produce cuando la propia presión coapta los labios de la trompa lo que sucede cuando no se hace a tiempo la compensación de presiones.

    La diferencia de presión a uno y otro lado de la membrana del tímpano la coloca en tensión que se experimenta como dolor y disminución de la capacidad auditiva. Si el gradiente de presión sobrepasa 0,5 bar es posible  que se produzca la perforación del tímpano.  La rotura del tímpano hace cesar el dolor debido a la tensión y además produce la compensación de presiones. Como complicación puede producirse una otitis media.

    La profilaxis consiste en realizar la maniobra de compensación de presiones al iniciar la inmersión, suspender esta si no es posible llevarla a cabo y no sumergirse jamás estando resfriado.

    Barotrauma de los senos paranasales.

 

    Normalmente los senos paranasales (etmoidales, esfenoidales, frontales y maxilares) comunican con las fosas nasales pero la comunicación puede resultar afectada como resultado de procesos inflamatorios Cuando se convierten en cavidades cerradas se generan subpresiones en el descenso con extravasación de plasma en la mucosa que los tapiza y sobrepresiones en el ascenso causando dolor que a veces se refiere a las piezas dentarias. La sobrepresión es fácil de producir cuando se pretende evitar el efecto mediante vasoconstrictores lo que permite el descenso, pero si el efecto vasoconstrictor  desaparece en el curso de la inmersión, entonces  se cierra la comunicación y la dilatación del aire producida al disminuir la presión en el ascenso causa el barotrauma de sobrepresión.

    La profilaxis es evitar la inmersión en caso de sinusitis y el tratamiento adecuado en caso de que la etiología sea por otra causa (pólipos, tumores, etc.). Por los motivos expuestos está contraindicado el tratamiento farmacológico.

    Barotrauma de la máscara.

    Se produce, sobre todo, en las máscaras  que no integran la nariz y da lugar a barotrauma ocular debido a la subpresión producida en la cavidad que forma la máscara con la cara.

    Cuando la máscara incluye la nariz se debe igualar la presión expulsando aire por las fosas nasales y esto compensará las presiones.

    En el ascenso el aire aumenta de volumen, pero no causa trauma por sobrepresión porque escapa por los bordes de la mascara.

    Barotrauma pulmonar.

    Cuando se respira a una cierta profundidad el aire dentro de los pulmones tiene la presión de la inmersión. Esto ocurre cuando se bucea con escafandra autónoma (la función del regulador es proporcionar a demanda aire a la presión de inmersión) o cuando se está respirando en un ambiente a presión como un cajón de buzo o se determina salir de un submarino. Si se inicia el ascenso cuando se bucea o se inicia una maniobra de escape en los demás casos, se pasará de un lugar de alta presión a otra de menor, en consecuencia el volumen del gas dentro de los pulmones aumenta de volumen. Si durante el ascenso se mantiene la glotis cerrada el incremento de volumen puede llegar a superar la elasticidad del tejido pulmonar y producir el desgarro de este.

    El desgarro periférico del pulmón dará  lugar a un neumotórax (incluso con un posible enfisema subcutáneo a nivel del cuello si el desgarro es a nivel mediastínico). Mucho mas grave es el desgarro pulmonar central con rotura alveolar y embolia gaseosa que puede ser fatal.

    La profilaxis es permitir siempre la salida de aire al ascender.

    Con la condición de ir espirando suavemente mientras se asciende es posible el escape de submarinos a profundidades tan grandes como 100 m previo paso por una cámara intermedia en que se presuriza a la presión del medio ambiente. A 100 m la presión es de 11 atmósferas y por lo tanto el volumen del gas en el pulmón  aumentará mas de 10 veces según se asciende y si no se espira la rotura pulmonar es segura.   

última revisión viernes, 13 agosto 2010 por miguel de córdoba