LA RESPIRACIÓN Y LA ALTITUD


INTRODUCCIÓN

Un efecto extraño que hace en ciertas tierras de Indias el aire o viento que corre es marearse los hombres con él, no menos, sino mucho más que en el mar. Algunos lo tienen por fábula y otros dicen que es encarecimiento esto; yo diré lo que pasó por mí. Hay en Perú una tierra altísima, que llaman Pariacaca; yo había oído decir esta mudanza que causaba e iba preparado lo mejor que pude, conforme a los documentos que dan allá los que llaman baquianos o prácticos. Y con todo mi preparación, cuando subí las escaleras que llaman, que es lo más alto de aquella sierra, casi súbito me dio una congoja tan mortal que estuve con pensamientos de arrojarme de la cabalgadura en el suelo. Y porque, aunque íbamos muchos, cada uno apresuraba el paso, sin aguardar compañero, para salir presto de aquel mal paraje, sólo me hallé con un indio, al cual le rogué me ayudase a tener la bestia. Y con esto, luego tantas arcadas y vómitos que pensé dar el alma, porque tras la comida y flemas, cólera y más cólera, una amarilla y otra verde, llegué a echar sangre, de la violencia que el estómago sentía. Finalmente digo que si aquello durara, entendiera ser cierto el morir. Mas no duró sino obra de tres o cuatro horas, hasta que bajamos bien abajo y llegamos a temple más conveniente, donde todos los compañeros, que serían catorce o quince, estaban muy fatigados; algunos caminando pedían confesión, pensando realmente morir. Otros se apeaban y de vómitos y cámaras estaban perdidos. A algunos me dijeron que les había sucedido acabar la vida de aquel accidente. Otro ví yo que se echaba en el suelo y daba gritos del rabioso dolor que les había causado la pasada de Pariacaca. Pero lo ordinario es no hacer daño de importancia, sino aquel fastidio y disgusto penoso que da mientras dura.

.......

 Que la causa de esta destemplanza y alteración tan extraña sea el viento o aire que allí reina, no hay duda ninguna, porque todo el remedio (y lo es muy grande) que hallan es taparse cuanto pueden oídos y narices y boca, y abrigarse de ropa, especialmente el estómago. Porque el aire es tan sutil y penetrativo que pasa las entrañas y no sólo los hombres sienten aquella congoja, pero también las bestias, que a veces se encalman, de suerte que no hay espuelas que basten a moverlas. Tengo para mí que aquel paraje es uno de los lugares de la tierra que hay en el mundo más altos, porque es cosa inmensa lo que se sube; que, a mi parecer, los puertos nevados de España y los Pirineos y los Alpes de Italia son como casas ordinarias respecto de torres altas. Y así me persuado que el elemento del aire está allí tan sutil y delicado, que no se proporciona a la respiración humana, que le requiere más grueso y más templado, y esa creo es la causa de alterar tan fuertemente el estómago y descomponer todo el sujeto.

José de acosta. historia natural y moral de las indias. sevilla. 1590

    

    El oxigeno, la composición del aire y la respiración como una oxidación no se descubrieron hasta finales del siglo XVIII por Priestley y Lavoisier.

    La cordillera de los Andes tiene un promedio de 3.660 m de altura, el pico más alto es el Aconcagua de 6.959 metros sobre el nivel del mar. Los picos más altos del Perú están en la Cordillera Blanca con el pico Huascarán que con 6.768 m es el más alto de ésta. Para comparar con los que cita Acosta, el pico Aneto, en los Pirineos tiene 3.404 m sobre el nivel del mar, el Mont Blanc, en los Alpes, tiene 4807.

ATMÓSFERA Y ALTITUD

    Si recordamos la evolución de la presión atmosférica con la altura tendremos para el aire inspirado los siguientes valores teóricos:

pico

altura

presión OACI estándar

PbO2 con FbO2=0,2093

PIO2 si PH2O=47

Aconcagua

6959

310

 65

 55

Huascarán

6768

319

 67

 57

Mont Blanc

4807

416

 87

 77

Aneto

3404

500

105

 95

Alicante

0

760

159

149

     Pero como el parámetro que más nos interesa es la composición del gas alveolar y puesto que la presión parcial de oxígeno en gas alveolar disminuye aun más en función de la presión parcial de CO2 el resultado de la altitud es una hipoxia, que es el fundamento etiológico de la enfermedad de la altura así como de la aclimatación a la altura. A 8.000 m con una Pb=267 mmHg, la presión parcial de oxigeno en el aire ambiente, supuesto seco, que es como normalmente está debido a la temperatura, es de 56 mmHg de manera que solamente previa una aclimatación es posible sobrevivir. Por eso se considera una hazaña, que pocas personas han conseguido, escalar la cima de "un 8000" sin medios artificiales de respiración. A 19.200m la presión atmosférica es 47 mmHg de manera que la PIO2 es cero.

    Para comprender la gravedad de la situación que se plantea basta recordar la forma más simple (CR=1) de cálculo de la ecuación del gas alveolar::

 PaO2= PIO2-PaCO2 con PIO2= 0,21(Pb-PH2O)

    En la gráfica siguiente se muestran los valores de presiones parciales a nivel alveolar obtenidos en sujetos de experimentación en cámara hipobárica y en expediciones al Everest (en azul  el oxígeno y en violeta el carbónico), en rojo se muestra la PAO2 calculada con la ecuación del gas alveolar para las diversas alturas. Nótese la coincidencia y como, además de la disminución por hipoxia de la presión parcial de oxígeno, puede encontrase también una disminución de la presión parcial de carbónico.

    A pesar de esto existen poblaciones humanas estables a alturas de casi 5.000 dónde la presión barométrica es del orden de 400 mmHg y algunos sujetos son capaces de resistir unos días a alturas donde una persona recién llegada perdería el sentido en unos segundos Esto es posible gracias a los mecanismos fisiológicos de aclimatación o adaptación a la altura.

última revisión jueves, 06 mayo 2010 por miguel de córdoba